El ejercicio libera más de 50 hormonas en el cuerpo y ayuda a ser más feliz

diciembre 7, 2014   12:02 am | Jimena Soto [email protected]
  • La endorfina y la serotonina se secretan durante el entrenamiento
  • No abuse de los periodos de esfuerzo físico

Los aeróbicos son una buena opción también. (Archivo CRH)

Los aeróbicos son una buena opción también.
(Archivo CRH)

Si al hacer cualquier actividad física usted se siente relajado, optimista, seguro de si mismo y, finalmente, feliz, no es porque hoy amaneció con el pie derecho o porque el clima favoreció su extenuante día de entrenamiento…

Su reacción es meramente química y si quiere seguirse sintiendo así… ¡Si! Tiene que seguir ejercitándose.

La actividad física libera en el cuerpo una serie de hormonas -más de 50- que le hacen que usted se comporte de manera diferente e incluso, desde antes de iniciar su rutina, ya muchas de estas sustancias recorren su organismo y le envían mensajes a su cerebro.

El ejercicio físico es la principal fuente de secreción de hormonas y estas son las causantes de las principales reacciones positivas de su cuerpo cuando se ejercita. Claro está, todas con diferentes efectos.

serotoninaDe acuerdo con Jorge Lobo, especialista en Educación Físca de la Universidad de Costa Rica (UCR), hay más de 50 hormonas que secreta el cuerpo cuando se hace actividad física, pero las más comunes son la insulina, la adrenalina, la serotonina, la hormona del crecimiento y las endorfinas.

Aunque seguramente usted ha escuchado que las endorfinas son las “hormonas de la felicidad”, en realidad no es así. Este seudónimo le cae mejor a la serotonina, que se desarrolla con ejercicios de esfuerzos prolongados y extensos.

“La serotonina se secreta con esfuerzos muy prolongados o muy fuertes. Por ejemplo el ciclismo, que son sesiones de más de tres horas, las maratones, el spinning, que es un ejercicio de mucho esfuerzo, por ejemplo”, indicó Lobo.

¿Qué se siente? Poco apetito, baja el sueño, felicidad, alegría, satisfacción. Por eso, es que si usted hace ejercicio de alto impacto en horas de la noche, siente que no puede dormir. Una vez pasado el efecto, cae rendido.

Adrenalina: La hormona de la fuerza:

Se logra, en la mayoría de los casos, con los ejercicios anaeróbicos, como por ejemplo levantar pesas, deportes de combate, deportes extremos o ejercicios donde hay lapsos de tiempo de descanse.

La adrenalina genera euforia y fuerza, es una reacción casi instintiva de defensa y contra la pasividad.

“Algunos deportes son de alto nivel de adrenalina, los deportes de combate, de lucha, el levantar pesas, porque aunque dure solo 2 segundos levantando la pesa, requiero toda la fuerza. La adrenalina es una respuesta a la lucha”, comentó Lobo.

Lobo menciona que en muchos casos, la adrelanina incluso permite que el dolor ante una lesión, desaparezca momentáneamente, mientras se termina la prueba.

Endorfina: la hormona del placer:

endorfinasAhora si, vamos a hablar de la endorfina, mejor conocida como la hormona del placer y que también se puede estimular por medio del ejercicio.

Solo que en este caso, la actividad debe de ser mucho más relajada, pero estimulante. La meditación, el yoga y el estiramiento la producen.

Las endorfinas son neurotransmisores, se producen en las glándulas pituitarias, lo que hacen es enviar señales al cerebro y producir la sensación de bienestar, de control, placer y de satisfacción. También minimiza el dolor, preparan al cuerpo para que continúe luchando y controle el dolor a cambio de la satisfacción.

“Esto puede ser un poco peligroso, porque si yo tengo una lesión y por el alto grado de endorfinas no siento dolor. la endorfina va a bloquear el dolor y yo no voy a notar el daño, cuando se baje el efecto me voy a encontrar con el tobillo el doble de inflamado o la lesión mucho más afectada”, comentó el especialista.

Las contraindicaciones:

Todo con exceso no es recomendable, ni siquiera el ejercicio, pero como estamos enfocados en las hormonas ¿Qué pasa cuando nos excedemos en el ejercicio?

Primero, la serotonina controla el apetito, por lo que si usted se excede en la actividad física perderá el hambre y, de acuerdo con Lobo, esto podría repercutir en transtornos alimenticios.

El cuerpo es sabio e indica cuando se debe parar el ejercicio, pero la adrenalina, endorfina y la serotonina bloquean todas estas alertas, por lo que usted podría obviarlas.

¿Qué se recomienda? Si usted sufre alguna lesión durante su entrenamiento, no la ignore, puede que en el momento no le duela, pero más tarde la situación sin duda se pondrá peor. Si no siente apetito, aún así coma a sus horas y no se brinque ninguna comida.

A menos que usted sea un atleta de alto rendimiento, no abuse del ejercicio, lo que se recomienda es una hora diaria.

@

{{comentario[0] || 'Anónimo'}} {{comentario[2]}}

{{comentario[1]}}