La Trocha: recuento del escándalo tico del 2012

diciembre 17, 2012   6:02 am | Jimena Soto [email protected]

Imagen captada durante un sobrevuelo a la trocha fronteriza. Foto CRH

Imagen captada durante un sobrevuelo a la trocha fronteriza. Foto CRH

Si en diciembre se conmemoran los mejores momentos del año, también se recuerdan los hechos más vergonzosos. Para Costa Rica, sin duda alguna, uno de ellos es la Trocha Fronteriza, un escándalo nacional.

Ni Karina Bolaños, ni el caso del exministro de Hacienda Fernando Herrero y la empresa Procesos, han calado tanto en la ciudadanía como los actos de corrupción detectados en la Trocha o mal llamada Ruta de la Soberanía.

El caso salió a la luz en mayo de este año, cuando la misma presidenta de la República Laura Chinchilla comunicó una denuncia presentada por el entonces ministro de Obras Públicas Francisco Jiménez donde revelaba supuestos pagos de dádivas a miembros del Consejo Nacional de Vialidad (CONAVI) por parte de las empresas contratadas. Jiménez fue separado de su cargo por “responsabilidad política” en el caso.

En ese momento, la Presidenta aseguró que no permitiría que hechos de corrupción empañaran una de sus obras más importantes. Sin embargo, ya era tarde para tomar cartas en el asunto, puesto que los hechos ya habían embarrealado todo el camino avanzado en la construcción de la obra y eso generó un sin número de cuestionamientos sobre su Gobierno.

“Recibí una información de parte del ministro Francisco Jiménez, que decía que había recibido una denuncia con información, que había una presunta vinculación de dos funcionarios del CONAVI de corrupción y, eventualmente, de recibo de dádivas indebidas, en la construcción de esta importante ruta”, dijo Chinchilla cuando comunicó la denuncia y la separación del cargo de Jiménez.

Dos meses antes –en marzo- Chinchilla estaba inaugurando la Ruta Nacional 1856, acompañada de toda su comitiva de Gobierno e incluso del tataranieto de Juan Rafael Mora Porras, con cuyo nombre se bautizó la carretera.

En ese momento Chinchilla aprovechó para inaugurar escuelas, donar materiales y saludar al pueblo de Delta Costa Rica, ubicado en las mágenes del Río San Juan. Nadie esperaba que meses después, cuatro órganos fiscalizadores de la función pública investigarían lo que antes nadie vio.

Los primeros movimientos los dio la Fiscalía, al allanar la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), el Consejo Nacional de Vialidad (CONAVI) y las primeras empresas relacionadas con el pago de dádivas, justo el mismo día en que Vanessa Rosales, presidenta de la CNE tenía que comparecer ante la Comisión de Ingreso y Gasto Público.

Debido al imprevisto, en lugar de Rosales compareció Olman Vargas, director ejecutivo del Colegio de Ingenieros y Arquitectos (CFIA). En plena comparecencia, se dio el primer enfrentamiento de varios que se han presentado dentro de la comisión: Ese primer enfrentamiento fue protagonizado por el diputado Víctor Hugo Víquez y el asesor legal del CFIA, Marco Escalante.

“Vea don Olman, usted vino aquí a hacer aseveraciones, a hacer públicas denuncias muy graves, ha ido a los medios y eso no está bien, un director del Colegio haciendo aseveraciones, usted no le puede dar fe a los costarricenses de lo que está pasando ahí”, dijo con enojo Víquez en la comisión, mientras defendía los trabajos de la Trocha.

Días después el CFIA presentó el informe de autoría realizado en la Trocha Fronteriza, donde identificó una serie de inconsistencias de suma relevancia en la construcción de la obra, refiriéndose a los aspectos técnicos.

“Se pudo encontrar la inexistencia de drenajes adecuados para encauzar el caudal de lluvia, situación que puede provocar un desgaste prematuro de las obras ya realizadas. Se desconoce si se habrán realizado estudios de suelo; sin estos estudios se podría comprometer la capa de base colocada por una contaminación prematura del agregado”, indica el informe.

Según la investigación, realizada por 8 ingenieros de diferentes ramas, el proyecto no contó con planos ni estudios preliminares que señalaran el trazado para abrir el camino, ni cuáles debían ser sus características. El gobierno, advierte el CFIA, deberá invertir mucho más dinero en las obras y apurar la construcción de -al menos- 4 puentes bien estructurados.

Imputados señalan como “autores intelectuales” a altos jerarcas del Gobierno

Carlos Acosta, exdirector del CONAVI, Miguel Ramírez y Manuel Serrano – ambos ingenieros de la entidad y supervisores de la Trocha-, aseguraron que las órdenes que se ejecutaron venían de una comisión de alto nivel, formada por jerarcas como el exministro de Obras Públicas Francisco Jiménez y el vicepresidente de la República Luis Liberman.

Acosta, Ramírez y Serrano fueron detenidos el miércoles anterior por la Fiscalía de Probidad, Transparencia y anticorrupción, para ser indagados por su responsabilidad en la Trocha. En la indatoria, Acosta recalcó que, efectivamente, las órdenes venían de Jiménez y Liberman.

“…Las órdenes correspondientes me eran giradas ya sea por el señor Vicepresidente o por el Ministro Jiménez. Sobre esto no se levantaba ninguna acta. Con relación a la trocha nunca me reuní con esta comisión con ellos en pleno…”, dijo el exdirector de CONAVI, quien fue detenido el pasado miércoles y quedó en libertad y sin medidas cautelares el sábado al ser las 3:35 a.m.

Las obras iniciarán nuevamente en el verano del 2013 y José Luis Salas, actual director del CONAVI, explicó que se repetirán los esquemas de fiscalización que se llevaron acabo este año, por medio de las sociedades de desarrollo comunales y de supervisores del CONAVI…

Salas aseguró que con la existencia de un diseño, presencia de funcionarios de CONAVI, participación de vecinos y de una empresa supervisora de obras, puede darse garantía a los costarricenses de que las obras tendrán los controles necesarios.

Haga clic para ver más noticias sobre: trocha.
@

{{comentario[0] || 'Anónimo'}} {{comentario[2]}}

{{comentario[1]}}