Mujeres indígenas con niños piden dinero en las calles por órdenes de grupos organizados, afirman autoridades

febrero 1, 2015   5:29 am | Fabio Mena [email protected]

Ver indígenas ngöbes con bebés en brazos mientras piden dinero es una escena casi cotidiana en el centro de San José y otras ciudades del país.

Estas mujeres, con sus niños mal alimentados, pasan muchas horas bajo el sol o lluvia, y en condiciones inadecuadas, trasladándose por distintos puntos de la capital, para obtener dinero que piden a los cientos de transeúntes de la ciudad.

Con sus atuendo tradicionales, mujeres indígenas ngöbes  con niños piden en las calles a vista y paciencia de las autoridades. CRH.

Con sus atuendo tradicionales, mujeres indígenas ngöbes con niños piden en las calles a vista y paciencia de las autoridades. CRH.

Los niños, en muchas ocasiones de escasos meses de nacidos, duermen en el frío y duro cemento de las aceras, así pasan a vista y paciencia de la Policía Municipal, y pareciera que las autoridades no se inmutan y que el Patronato Nacional de la infancia (Pani) no hace nada… Sin embargo, las autoridades sí llegan al lugar, realizan las indagaciones respectivas y envían a las mujeres con sus niños para sus casas, pero la historia se repite nuevamente uno o dos días después.

Según explicó Fanny Cordero, vocera del Pani, cuando se recibe la denuncia se moviliza al personal del departamento de Atención Inmediata y se toma la información de las mujeres, a quienes se les advierte que no pueden tener a los niños en esas condiciones.

“Esta situación es más que exponer a los niños en la calles en condiciones inapropiadas, sino que ellas son explotadas por sujetos organizados para este fin. El problema que hemos tenido es que ellas no dan información, por lo que no se puede dar con los explotadores”, comentó Cordero.

Como parte del accionar, Cordero explicó que después de hacer la advertencia a las madres de que no pueden exponer a los niños así, ellas dejan de aparecer por algunos días pero después vuelven. Eso sí, en compañía de niños distintos.

“Es una acción organizada que no ha podido ser identificada porque no hay mayor información, lo que imposibilita al Organismo de Investigación Judicial (OIJ), a la Policía Municipal y al Pani para accionar, porque no existen suficientes elementos para denunciar a quienes están detrás de las explotaciones”, agregó.

Además explicó que el Pani no contempla separar a los niños de sus madres porque estas mujeres también son víctimas de explotación, por lo que no tienen la responsabilidad total del maltrato de los niños.

Para evitar este tipo de explotación mientras se logra dar con los responsables, el Pani hace un llamado a la población para que no den dinero, y así eliminar este negocio organizado.

@

{{comentario[0] || 'Anónimo'}} {{comentario[2]}}

{{comentario[1]}}